lunes, 29 de enero de 2018

SUPER TABOO (Su Hui Yu, 2017)

SUPER TABOO (Su Hui Yu, 2017)

En "Super Taboo", el video artista taiwanés parte de un hecho histórico y de una realidad narrativa oriental implantada en el inconsciente colectivo por las que la pornografía se transforma en algo, no sólo sucio, sino prohibido, para, mediante técnicas de instalación audiovisual, doblando la pantalla en dos entes autónomos, recrear un presente y un pasado separados por apenas 40 años en los que nada, o casi nada ha cambiado. Un hombre lee para sí, pero en voz alta, un relato erótico que va acercándose hasta lo pornográfico en medio de un entorno natural apartado, el espacio necesario para tener la intimidad que una actividad prohibida exige, de tal manera que el goce y el placer de la lectura, unido a la imaginación, se incrementa por el temor de lo prohibido al tiempo que permite una mayor expresividad en sus actos, llegando a imitar las voces de la pareja que termina copulando ante la creciente excitación del lector. La cámara permanece casi estática en este primer momento, la ruptura de la imagen que tiene lugar en el centro que separa las dos pantallas, no impide la continuidad de los dos espacios separados artificialmente. En ese momento no se alcanza a entender la razón de la dualidad salvo por motivos estéticos.

Finalizado el relato como acaban todos los relatos pornográficos, la cámara, manteniendo el pleno secuencia iniciado de manera estática, comienza a moverse y alejarse, al tiempo que el sonido cambia de repente, superponiendo al ruido de la naturaleza y el agua un fondo creciente de idea industrializada, la imagen del lector se llena de frustración, tristeza tras ese sexo imaginado pero no real, y la imagen empieza a transitar por ese espacio natural donde, como hologramas extraídos de la mente de muchos lectores clandestinos, hombres y mujeres practican sexo de muchas maneras, han quedado congelados, inmóviles, apresados en sus momentos de goce y de entrega, la cámara hace ese barrido mientras el color introduce en las imágenes de explicitud sexual un tono vintage que une el pasado con el presente porque la pornografía y el sexo ni son cosa de ahora ni fueron inexistentes en el pasado del propio director, ese largo plano secuencia se detiene en un joven lector de relatos similares a los del adulto del principio, un lector ávido y sorprendido por lo que lee, sobre el que recae el peso de una prohibición perseguida policialmente, pero ello no va a eliminar lo que, gracias a la persecución, se hace más deseable, más clandestino, más atractivo.

El plano secuencia móvil continúa hasta llegar al final del recorrido, hemos llegado al lector inicial, sumido en la misma pose de mente ida y concentrada en lo perturbador de lo leido y sentido; ahora la pantalla mantiene su doble imagen, pero lo que era, hasta ese momento, una secuencia con un leve espacio en negro en su interior, se transforma en una imagen simétrica que avanza hacia el mismo punto desde direcciones contrarias, como esas imágenes aleatorias pero geométricas formadas en un caleidoscopio, todo parece lo mismo pero nada es igual, la policía ahora no detiene al joven, sino al adulto, evidenciando esa persecución constante de lo "sucio", las parejas, tríos o mujeres solas parecen en la misma posición que antes, pero no, todo ha cambiado de lugar y postura, al final el recorrido nos lleva a la juventud, al estudiante que ha tomado el lugar del adulto, pero ahora no lee, ahora conversa con una joven desnuda, es el preámbulo de otro relato, corresponde ahora determinar al espectador si solamente erótico, si solamente amoroso o la antesala de otro relato bizarro y pornográfico llevado al extremo de excitar mediante la lectura y la representación mental de lo que se lee, esas imágenes como fosilizadas que se encuentran en medio del bosque como plasmación de una proyección mental, la palabra, el poder de la palabra mayor que el de la imagen, aunque en esta obra, la imagen se revela como complemento necesario al relato inicial.


SUPER TABOO. 2017. Taiwán. Guión: Su Hui-yu. Fotografía: Chen Guan-yu. Sonido: Su Hui-yu. Edición: Su Hui-yu. Actor: Chin Shih Chieh. 19 minutos.

TRAILER FESTIVAL DE ROTTERDAM