martes, 7 de noviembre de 2017

LO QUE DIRÁN (Nila Núñez, 2017)



 LO QUE DIRÁN (Nila Núñez Urgell, 2017)

“Te dicen que seas libre y luego no te dejan serlo”

Agradable, muy agradable sorpresa seguir confirmando que la creatividad no necesita dinero, sino estímulo y libertad. Otro proyecto educativo, otro master de la UAB, y otra gran pequeña película que se construye a partir de mirar, escuchar y eliminar barreras y prejuicios para retratar una realidad de nuestro día a día que no queremos aceptar por el choque cultural y la ignorancia. Nila Núñez, Mar Zapata, Emiliano Trovati y Nelson Hernández, con la dirección de la primera, evidencian la fortaleza de las nuevas generaciones de cineastas procedentes de Cataluña y el excelente resultado procedente de su libertad creativa y su nula dependencia de taquillas o reconocimientos, aunque estos últimos terminarán llegando porque la propuesta, sin alardes formales ni estilísticos (aunque ello no significa que haya momentos especialmente lúcidos en la puesta en escena), pero con la sencillez de lo simple, la palabra y el gesto, consigue una inmediata empatía y una auténtica clase de alianza de civilizaciones siguiendo el día a día de Aisha y Ahlam, españolas de primera generación encorsetadas, como los demás, por siglos de tradiciones culturales de los países de origen de sus padres, Marruecos, pero que son capaces de optar con libertad por aquello que sienten en su interior.

Aisha lleva hiyab, acude a clase, se relaciona, hace deporte con el pañuelo puesto, a sus padres les gusta que su hija lo haga, pero nadie le impide que se lo quite, es la decisión de Aisha, una decisión libre. Ahlam no, prefiere “marcar figura”, fumar, beber, salir, divertirse como cualquier otro chico de su edad, no descarta llegar a ponerse el velo más adelante, a partir de los 20 (tiene 18), incluso juega a la mirada y ser mirada probándose los pañuelos de su amiga, pero cada una siente que, si se quita el pañuelo o si la otra se lo pone, dejan de ser una misma, pierden parte de su identidad personal que nadie les ha impuesto. Las convicciones de Aisha son más fuertes, más reflexivas, más interiorizadas, las de Ahlam más impulsivas, más juveniles, más variables, más espontánea y menos calculadora, espontánea  como para reconocer que está mucho mejor desde que su padre ha vuelto a Marruecos porque así puede ponerse la ropa que le gusta, puede maquillarse y puede volver a casa más tarde. Ahlam vive una juventud normalizada, la del grupo, Aisha no siente la necesidad de hacer lo mismo que los demás, pero, al tiempo reconoce que su adolescencia es “aburrida, no hago nada, estudio y casa, no se ni lo que quiero hacer, ¿hacer algo?, para qué, por qué, por quién, no vale la pena cambiar”. Aisha y Ahlam son muy diferentes, a veces hasta opuestas, pero son amigas de verdad; en las diferencias una aprende de la otra, incluso la cámara deja de mirar para transformarse en “la mirada”, como la escena en que Ahlam ayuda a su amiga a escoger entre su vestuario el vestido que va a ponerse en la graduación escolar, en la que de mirar a la amiga para pasar a mirarse ella misma en el espejo y nosotros nos transformamos en los actores de la propia mirada.

Doble juego de fín de carrera, la excusa para acercarnos a las dos adolescentes es un trabajo sobre el hiyab y la mujer musulmana en Barcelona, pero no podemos olvidar que estamos también asistiendo a una especie de “trabajo de fín de carrera” de la cineasta y sus compañeros, por lo que hay un juego recíproco de comunicación que identifica al creador con sus protagonistas porque todos, en ese momento, pasan por una situación académica similar. Desde nuestra prepotencia occidental identificamos la cabeza cubierta de una mujer con un símbolo de dominación y no como un acto voluntario de reafirmación femenina en unas creencias y un modo de vida. En los diálogos que estas jóvenes y sus compañeros de curso mantienen, mayoritariamente de origen extranjero pero igualmente españoles, surge una esperanza en el futuro, detrás de una aparente pose de pasotismo e indiferencia hay una capacidad de raciocinio y tolerancia mucho mayor que la de sus y nuestros adultos, la mezcla y el comportamiento conjunto permiten distinguir todos los puntos en común de estos muchachos y muchachas asustados por su futuro, incomprendidos en sus casas, afectados por un choque cultural inmenso entre unos padres anclados en sus tradiciones milenarias y un mundo diferente al que quieren pertenecer sin perder totalmente su identidad pero adaptando su vida diaria al entorno que les rodea. Ser musulmanas no es sinónimo de incultura, de barbarie, de intransigencia, estas chicas son capaces de rebatir, incluso, el prejuicio de sus profesores al encarar el tema que quieren realizar para su trabajo de fín de instituto, entre otras cosas porque ellas parten del conocimiento y nosotros de la ignorancia. La película reivindica la posibilidad de ser musulmana, española y mujer libre, y lo hace con una honestidad sin interferencias dejando a estas dos amigas expresarse con libertad y mucho sentido común en sus respectivos entornos, no falta el humor, como cuando Ahlam dice que con el dibujo que se ha hecho con henna “por la calle van a hablarme todos los moros”, ni las paradojas de una libertad que exige la intervención paterna para decidir sobre cosas básicas de la intimidad personal, no estamos ante un documental reivindicativamente religioso sino ante un documental en el que simplemente se pide respeto para las decisiones ajenas en un país moderadamente libre, “las chicas con hiyab pueden hacer cualquier cosa”, el grupo de rap que Aisha admira lo demuestra y también demuestra que ella puede quitarse el velo cuando le plazca sin que nadie se lo prohíba, es una simple cuestión de libertad de elección individual.

 TRAILER

LO QUE DIRÁN. España. 2017. Dirección: Nila Núñez Urgell. Guión: Mar López Zapata. Fotografía: Nila Núñez Urgell. Sonido directo: Nelson Hernández Peláez. Diseño de sonido: Alejandra Molina Rios. Montaje: Carlos Muñoz Gómez – Quintero. Producción ejecutiva: Emiliano Trovati. Producción: UAB – Máster en Teoría y Práctica del Documental Creativo. 61 minutos.