martes, 21 de febrero de 2017

FELICES SUEÑOS (Fai beni sogni, Marco Bellocchio, 2016)


FAI BENI SOGNI (Felices sueños, Marco Bellocchio, 2016)


ENLACE A ULTIMO CERO

La última película de uno de los históricos del cine europeo manifiesta su gusto por la dispersión, a grandes momentos le suceden otros, para mí, innecesarios. No es Bellocchio un director que me apasione, de su cine reciente sólo "L,ora de religione" me pareció redonda de principio a fín, pero, no obstante, su cine escarba en las relaciones personales, en la sociedad italiana, en sus contradicciones inevitables.


La ausencia de la madre marca la existencia del protagonista, desde su infancia hasta esa barrera indefinida entre los 40-50, cuando las pérdidas se han convertido en taras, los miedos en decepciones, y las ausencias en melancolías. Una ceguera voluntaria sobrevuela el recuerdo de una imagen, entre la protección y el autoritarismo, entre Napoléon y Turín, entre la luz del racionalismo y el convencionalismo fácil de la fe, Bellocchio brinda un personaje y le envuelve en un entorno de estereotipos.