miércoles, 25 de enero de 2017

TONI ERDMANN (Maren Ade, 2016)

TONI ERDMANN (Maren Ade, 2016) 

ENLACE A LA REVISTA AMANECE METRÓPOLIS

Una semana más volvemos con las "etiquetas", la "película del año" después de la "película del año de la semana pasada" que venía precedida por otras "películas del año" y a la que seguirán muchas más. No estamos ante una mala película, posiblemente, y así lo creo, es una buena película con más virtudes que defectos, pero de éstos también tiene muchos, entre ellos pasar de puntillas por una realidad social apenas bosquejada, como si diera vergüenza.

 
Puedo comprender hasta que más de un espectador valore como soporífera la propuesta de Maren Ade, cuya anterior película no dejó especial poso en mi memoria cinéfila, pese a que ahora muchos la señalan como precedente imprescindible y justificación de muchas de las cosas que presenciamos en los personajes creados e interpretados fabulosamente por Sandra Hüller y Peter Simonischek. No es que me preocupe especialmente, pero si me resulta sospechoso cómo determinadas películas son encumbradas, sin apenas oposición, justo después de pasar por algún festival A, preferentemente Cannes, y después la bola resulta imparable.

Sobre todo se ataca a "Toni Erdmann" por romper el ritmo de la comedia con su excesivo alargamiento de las escenas. A mi es precisamente lo que me parece magistral, la prolongación del momento para provocar la sonrisa o el patetismo, pero hay que tener paciencia. Cada película necesita su ritmo, y "Toni-Weinfried" necesita el suyo para cambiar las cosas y todo quede como estaba al principio.