jueves, 19 de enero de 2017

DISCO INFERNO (Alice Waddington, 2015)






DISCO INFERNO (Alice Waddington, 2015)


Guido Crépax, Louis Feuillade, Stanley Kubrick, Roman Polanski, el toque de barrio de Alex de la Iglesia. Todo esto y nada, pero en poco más de 10 minutos la directora vasca Alice Waddington, despliega todo un artificio visual donde lo erótico, lo coreográfico, lo visual y lo terrorífico, dotan de una atmósfera atractiva a un blanco y negro irreal que divide el mundo en víctimas y verdugas hasta que se produce el giro argumental. Waddington sabe de lo limitado de un corto y lo costoso en tiempo, y seguro que dinero, de un diseño de producción como el de la propuesta, con una fiesta preorgiástica, un aquelarre exclusivamente femenino, de ambientación barroca que, indudablemente nos recuerda a “Eyes wide shut” con componente diabólica.



¿Qué ocurriría si el diablo decide establecerse fuera de su infierno y prefiere divertirse en nuestra dimensión y no en la suya? Para eso estará la reencarnación de Musidora, la Irma Vep de Waddington, espectacularmente erótica para los gustos estéticos del momento (Ana Rujas) como antaño lo sería en 1915 el personaje de Feuillade, una cazarecompensas con el objetivo de recuperar a todos esos elementos perdidos de la discoteca infernal, que ha tenido que quedar desierta y mortecina faltando el alma mater de la fiesta. La diversión del aquelarre conduce al sacrificio, toda buena reunión diabólica exige un tributo en sangre, el mismo sacrificio que, como antídoto, funciona para devolver a la realidad a este diablo que prefiere vivir como forma humana (Aitana Sánchez Gijón) que como macho cabrío, soportando los ritmos machacones de una música discotequera en un ambiente vulgar, como de fiesta de fín de año en el trabajo.




Funciona, y funciona muy bien, este corto de ciencia ficción y terror gótico, aunque realmente, terror no llega a existir más que para las víctimas propiciatorias de los bailes demoniacos y dionisiacos, aunque hasta éstas terminan disfrutando del momento. Un mundo exclusivamente de mujeres, guiño a la innecesaria presencia masculina para alegrar una fiesta o un infierno, cuidadísima presentación visual del conjunto, inquietantes presencias cuyos rostros se ocultan tras capuchas monacales donde el blanco destaca sobre el negro del lugar donde debe estar una cabeza. Vírgenes no entregadas a la lujuria del demonio, sino al mero sacrificio sangriento y divertido. Lástima que todo lo bueno termine y alguien siempre tenga que venir a recordarte que tienes unas obligaciones, y eso que eres el jefe de todo esto.


España. 2015. Directora: Alice Waddington. Guión: Alice Waddington. Productoras: Yadira Ávalos, Alice Waddington. Fotografía: Antonio J García. Montaje: Miguel A. Trudu. Sonido: Roberto Fernández . Dirección artística: Elena Gallén. Música: Aaron Rux. Intérpretes: Ana Rujas, Aitana Sánchez-Gijón, Olivia Baglivi. 12 minutos.

 TRAILER