domingo, 13 de noviembre de 2016

UNDER THE SHADOWS (Babak Anvari, 2016)

UNDER THE SHADOWS (Babak Anvari, 2016)
En la vida vas perdiendo, a veces objetos, en otras personas, a menudo salud, entereza, seguridad. La vida es una carrera en la que, por mucho que corras, terminas perdiéndolo todo. De cómo afrontes la pérdida dependerá que el camino se te haga liviano, llevadero, arduo o insorpotable. Para Shideh el camino se ha estancado, y pese a ello, las pérdidas aumentan día a día, no hay carrera que valga cuando no hay adónde ir. Estamos en Irán, años 80, Teherán. En plena guerra Irán-Irak. ¿Recuerdan lo bueno que era Sadam entonces? Ya había gaseado, ejecutado, torturado......pero era uno de los tantos hijos de puta en nómina, en este caso destinado a taponar y hacer sangrar al peligroso régimen islámico de Jomeini. En pleno auge de la revolución islámica, aquella revolución en la que las élites ilustradas iraníes pensaron que podía llevarles a una democracia, y que terminó en una dictadura teocrática que sustituyó a una dictadura sin más, y en la que hubo 8y hay) otros costes añadidos, los de ignorar y hacer invisibles a las mujeres. Shideh aún no ha terminado de mecanizar los resortes de autoprotección, ha pasado de una libertad formal de comportamiento, con la salvedad de no oponerse al régimen del sha, a tener que mostrar adhesión al ayatolláh y, encima, perder todo viso de libertad individual, cubrirse con el pañuelo la cabeza, ocultar su cuerpo bajo un sudario negro que la obliga a vivir muerta.

En esta situación política y personal, el personaje de Shideh acumula decepción tras decepción, prohibida la posibilidad de retomar sus estudios de medicina por haber militado en el partido comunista antes de la revolución, muerta su madre, un referente profesional a imitar, con un marido médico que asume con normalidad que su mujer tenga que dedicarse a la casa y a la hija sin perspectivas laborales, con una relación marital que se encamina a la colisión, sólo le cabe mantener un mínimo espacio de rebeldía y libertad en su casa, mantener, pese a la prohibición, un reproductor de vídeo, hacer aerobic con Jane Fonda, vestir ropas ajustadas en el espacio doméstico, llevar al aire los hombros, un corte de pelo moderno, maquillarse. Ser la mujer que quiere entre cuatro paredes, prohibida su facultad de ser libre fuera de casa. Como si no fuera suficientemente terrorífica esa situación, Anvari añade el elemento fantástico y de terror, más psicológico y religioso que sangriento; en este su primer largometraje, coproducido con dinero británico, qatarí y jordano, con actores iraníes, ampliando ese nuevo género en el que directores iraníes están realizando, también, excelentes películas, como son el caso de «Una mujer camina sola a casa» Reseña de Una mujer camina...... o «Fish and cat» Comentario sobre Fish and cat. Es «Under the shadows» excelente cine de género, apegado a una realidad política que, ciertamente lejana, y aunque se comenta que algo relajada en la actualidad, sigue imponiendo a las mujeres iraníes unas pautas de comportamiento diferentes y sometidas a un concepto de moralidad más que dudoso e injusto.


Cuando comienzan a apuntarse los sucesos paranormales, centrados en la hija de Shideh, Dorsa, el origen de la presencia de estos demonios coránicos, los «djinn», también tiene que ver con la guerra entre vecinos, una guerra que termina llegando a Teherán en forma de desplazados, de huérfanos, de portadores de una maldición que busca pasar de un cuerpo a otro. Superstición, embrujos, leyendas, maldiciones, amuletos, el Irán de la tradición frente al Irán cultivado, laico, científico. De la no creencia, a la constatación de que el demonio no sólo habita en nuestro interior en forma de decepción, sino que puede extenderse hacia los seres más débiles que nos rodean, aumentando su poder por culpa de nuestra ceguera. La amenazante presencia de un misil incrustado en la azotea del edificio donde vive nuestra protagonista es la antesala de la destrucción, como aquel otro cabalgado por Peter Sellers en «Dr. Strangelove», éste ha llegado, aunque no lo hayamos visto, cabalgado por seres inmateriales pero tan dañinos como una explosión nuclear. El exceso de racionalidad perjudica a Shideh y a su hija. Cuanto mayor es el éxodo de habitantes de Teherán, objetivo de los misiles iraquíes, y más solas van quedando en ese edificio madre e hija, mayor es el peligro y más se incrementa el poder de estos demonios invisibles que juegan a separar a ambas para apoderarse de sus almas, ocultando o destruyendo, los objetos que más quieren.


Hay un perfecto dominio del espacio amenazante, un escaso uso del susto «fácil» y un equilibrado desarrollo que conduce al éxito de crear una creciente sensación de desasosiego, malestar, tensión. Acostumbrados al cine «mainstream», expectantes del susto, con la espalda en tensión, y la espina dorsal recibiendo estímulos de miedo, Anvari no se recrea y no prolonga una historia que no da más de si que lo que nos ofrece, que no es poco. Sabedores de que el cine de género tiende a adelgazar los guiones, a esquematizar los personajes, a huir de dobles sentidos, a encapsularse ajeno a la realidad del tiempo que le ha tocado reflejar, esta «Under the shadows» puede significar en 2016 lo que para el año anterior fue «It follows»; una de esas películas de género que trasciende, por su buen hacer, por su equilibrado guión, por su perfecto engarce en una realidad cotidiana de por sí malsana, la simple película de terror para convertirse en cine altamente recomendable para cualquier tipo de público. Premiada en Sitges a saber si se estrena, no duden en disfrutar de ella en el salón de su casa, de noche y con las luces apagadas. Creen el ambiente propicio para sentirse envueltos por esta atmósfera. Estoy seguro que no les va a defraudar.



UNDER THE SHADOWS. REINO UNIDO / JORDANIA / QATAR, 2016. 83 minutos. Dirección: Babak Anvari. Producción: Lucan Toh, Oliver Roskill, Emily Leo. Guión: Babak Anvari. Fotografía: Kit Fraser. Efectos visuales: Marcin Kolendo. Intérpretes: Narges Rashidi, Avin Manshadi

TRAILER DE LA PELÍCULA