miércoles, 20 de enero de 2016

L,ATALANTE (Jean Vigo, 1934)






L,ATALANTE (Jean Vigo, 1934)

Hay películas que juegan el papel de hitos, de referencias cinéfilas sin parangón. Obras que, vistas muy tarde, revelan la influencia indómita en una cantidad de cine posterior que uno no imagibana. Escribir sobre lo que se han editado hasta tratados resulta innecesario. Hablan las imágenes y hablan los sabios sobre esta maravilla visual. No deja de ser una historia de amor, pero como decía Wilder, "un hombre, una mujer, se quieren, ahí tiene una película". La singladura del Atalante hacia Le Havre permite encontrar a Truffaut, a Renoir, a Rosellini, a Fellini.......es una singladura llena de humor, de pasión, de sexo, de odio, de bajezas y de sublimación. Una joya


"Y pensar que ella nunca ha dejado el pueblo. No podría ella casarse con un chico de la zona? Ella siempre tiene que ser diferente . Está cansada de la vida del pueblo


“¿Se puede ser poeta sin haber escrito jamás un verso? ¿Se puede trasladar la delicadeza de la poesía a una pantalla? ¿Existen poemas cinematográficos?” De Sergio Moreno


“L’Atalante puede considerarse como la obra que inauguró el cine independiente”. Ángel Quintana


“Filmando palabras y actos prosaicos, logra sin esfuerzo alcanzar la poesía”. François Truffaut



"espasmódica gran poesía aplicada a bastante buena prosa", que "sugiere los forcejeos de un loco en una camisa de fuerza." Prensa norteamericana en el estreno de la película en 1947



"Vigo hizo chistes todo el tiempo. Pasar un día con él fue maravilloso y agotador, incluso unas pocas semanas antes de su muerte. Él era una persona tan vivaz." Jean Dasté



A Élie Faure le recordó los cuadros de Jean-Baptiste-Camille Corot "estos paisajes de agua, árboles, pequeñas casas a los bancos pacíficos y barcos surcando lentamente su camino por delante de una estela de plata: la misma composición impecable, el mismo poder invisiblemente presente de un maestro de sí mismo, el mismo equilibrio de todos los elementos, un drama visual en el tierno abrazo de la aceptación completa, el mismo nacarado, el velo dorado translúcido que enmascara la nitidez de la composición y la firmeza de la línea. "



"amateur, autoindulgente y morboso." Crítica francesa tras su estreno en septiembre de 1934



"Cuando entré en el teatro, yo ni siquiera sabía quién era Jean Vigo. Me quedé inmediatamente abrumado y entusiasmado salvajemente por su trabajo " Truffaut



"Esto debe considerarse como una de las imágenes más deslumbrantes de una mujer amada en la historia del cine." Marina Warner en relación a la escena en que Jean se sumerge en las aguas del canal



“La película está rodada en una forma poética que los ve como las figuras de un mito; L'Atalante no es sólo el nombre de la barcaza, es también el nombre de una diosa griega que era un ser muy ligero de pies, que se negó a casarse a menos que el pretendiente consiguiera vencerla en una carrera. ¿Puede ser que Jean y Juliette corrieran a distancia el uno del otro, y ella fue más rápida? " Jean Ebert



"En la historia del cine tenemos grandes realistas como Rossellini y grandes estetas como Eisenstein, pero sin embargo muy pocos cineastas fueron capaces de aunar ambas tendencias" Truffaut



"El corazón de Renoir nunca sangró como el de Vigo", apunta Truffaut



"Su primer trabajo", reflexiona Truffaut, "es él mismo, y lo que luego seguirá creando seguirá siendo él... Por la misma razón que todo lo que es Orson Welles lo vemos en el primer rollo de 'Ciudadano Kane'; todo Buñuel está en 'Un perro andaluz'...".



René Clair “el cine es un medio para soñar”



Cuenta el cámara Boris Kaufmann (hermano de Dziga Vertov) cómo jugaba Vigo con las condiciones de rodaje siempre pendiente de quebrar la superficie de lo real; de tocar lo otro. La niebla era amplificada con humo; la luz natural mezclada con la de los focos y la lluvia convertida en diluvio



"Nada que se ha podido mostrar desde hace 30 años en una pantalla de cine, puede llegar a compararse por ejemplo... a los abrazos de Dita Parlo y Jean Daste cuando duermen juntos... cada uno en su cama (ella en la habitación del hotel, él en la barca), la forma que tienen de mostrarse, bajo la partitura de Jaubert: una secuencia tan carnal como lírica, que es todo un acto de amor entre dos personas separadas físicamente"



"Metáforas de la reduplicación" llamaría a todo lo anterior Gilles Deleuze





"Vergüenza para los que mataron en la juventud lo que habrían podido ser y buscan a lo largo del bosque y de la playa, donde el mar arroja nuestros recuerdos y nuestras nostalgias, lo que son cuando llega la primavera", dejó escrito el propio Vigo