sábado, 15 de agosto de 2015

9 APRIL (Roni Ezra, 2015)


 

9 APRIL (Roni Ezra, 2015) 
 
 


La fulgurante invasión alemana de Polonia en septiembre de 1939 tuvo su continuación posterior  en numerosos países de centroeuropa, con mayor o menor oposición, todas las piezas del ámbito geoestratégico diseñado por el régimen hitleriano fueron cayendo bajo la órbita de dominio alemán hasta frenarse en ambos frentes, por un lado el Reino Unido y por otro la URSS. En el medio fueron cayendo pequeños paises cuyas posibilidades de defensa eran mínimas, Holanda, Bélgica, República Checa, Noruega y, como es el caso, Dinamarca. Otros afrontaron rendiciones vergonzantes, como la francesa, o directamente se aliaron con el régimen nazi, caso de Hungría y Rumanía.
 
 
 


Esta pequeña, y digna, producción danesa reproduce, o lo intenta, un día, el que va de la mañana del 8 de abril de 1940 al mediodía del 9 de abril, cuando el ejército danés es movilizado y puesto en estado de alerta ante los movimientos masivos de tropas alemanas en la frontera. Un pequeño país, con un ejército nada entrenado para la guerra y con material obsoleto, sufre la tensión de verse enfrentado con la más poderosa maquinaria bélica del momento. La película huye de retratar al regimiento en cuestión como un conjunto de héroes, el escaso presupuesto que se advierte es salvado con dignidad en breves escenas de lucha donde lo fundamental es reflejar el miedo a la muerte ante la imposibilidad de defensa. La impotencia ante la inminente derrota una vez que se verifica la invasión y las guarniciones más próximas a la frontera quedan incomunicadas y sin recibir órdenes.
 
 


¿Defender el país hasta donde? ¿por quién? ¿para qué? Sacrificar la vida para salvar el qué, esa es la pregunta que se plantea la película. El colofón de la misma, tras la escaramuza sangrienta que ocurre hacia la mitad de la historia es devastador, el diálogo entre el capitán alemán y el subteniente danés deja bien a las claras el inútil sacrificio de vidas de uno y otro bando provocado por la defensa danesa, ignorante de la capitulación de su gobierno y de su rey antes de que las tropas alemanas entren en el país. Los soldados y mandos han actuado con la lógica militar de defender un territorio del invasor, incapaces de comprender, inicialmente, por qué no se lucha, y finalmente, incapaces de aceptar las muertes inútiles dejadas al paso de la columna alemana.
 
 


La película aporta otro detalle estupendo, su final recogiendo los testimonios de soldados aún supervivientes de aquél día, miembros de las guarniciones que aparecen en el film, expresando su pensamiento personal sobre lo que se hizo, sobre lo que no se hizo, sobre lo que pasó. Un documento correcto acerca de esos hechos que, aparentan ser menores en la historia, de escasa trascendencia, pero que, pese a ser menores o ínfimos, supusieron la muerte de una serie de personas que podía haberse evitado.