lunes, 20 de julio de 2015

LA GUARIMBA FESTIVAL 2015 (II)


LA GUARIMBA FESTIVAL (II)


FICCIÓN

FEBRERO (Ruslan Magomadov, Rusia, 2014)


Demasiado largo para un corto, demasiado breve para un largo, el término medio en un relato es una virtud, y los 25 minutos de este corto son excesivos, 25 minutos corriendo en la nieve aportan lo mismo que 5, y de eso se resiente una historia necesaria pero excesiva. Al padrecito Stalin le molestaban muchas cosas y le sobraban muchas más, los derechos de los ciudadanos de la URSS eran molestos y por eso eran inexistentes, cualquier excusa era suficiente para iniciar una diáspora forzosa, los traslados forzosos de nacionalidades de un extremo a otro del país era una forma de castigar a aquellos que no le habían sido suficientemente fieles o que durante la guerra se habían mostrado demasiado complacientes con el ocupante alemán. En 1944 se produjo una gran deportación de chechenos sacándoles a la fuerza de su país, eso es lo que se retrata en esta película, de factura impecable en lo visual, ayudada por el paisaje de la región, tres bloques muy diferenciados y demasiado evidentes, la caza del lobo por parte de dos hermanos que mientras buscan a la fiera evitan la deportación de su pueblo por suerte, la búsqueda de la madre que junto con todo el pueblo ha sido deportada y el conflicto entre el hermano mayor y el pequeño ante la inevitabilidad de la situación. En la extensión pierde su fuerza la historia y el mensaje, y desde luego, hay muchas cosas que sobran, tiempo y esa tercera parte donde, queriendo culpar a la guerra de una muerte idiota, se transforman en innecesarios sus últimos siete minutos.  

ANIMACIÓN

 
SNOWFALL (Connor Whelan, 2015, Irlanda)


Seres etéreos y volátiles, arquitecturas deformadas por estados de ánimo cambiantes a lo largo de una noche, desde poner los pies en el suelo hasta fundirse en el entorno envolviendo realidades mutantes. Una noche de fiesta en la que uno puede empezar a volar animado por la perspectiva de encontrar pareja (masculina en este caso) en la que el vuelo interior termina en aterrizaje forzoso cuando el interlocutor con el que parecía podría haber “tema” termina dejándote de lado yéndose con una chica porque no era gay. Estado de ánimo en imágenes que flotan y sensación de plomo en los pies cuando esa noche termina como otras muchas.
 

LA FLECHA DELTA (Francesco Vecchi, 2014, Italia-Francia)


En el corto de animación La flecha delta se mezcla la iconografía del códice cristiano con la estética de las marionetas vietnamitas, balinesas, birmanas…… No me pregunten si lo que se cuenta es comprensible o no, personalmente no he encontrado un hilo conductor reconocible, pero el sincretismo cultural me gusta y produce una sensación  de extrañamiento placentero, ver animales orientales jugando al bingo en una especie de baptisterio románico con una escalera exterior que recuerda a la de la torre de Pisa me gusta por irreverente, como que un cura termine saliendo volando en un avión tras obtener el premio gordo de ese bingo del interior del recinto religioso. Más allá de la imaginería visual me gustaría encontrar un argumento más que un conjunto de dibujos de indudable buen gusto e imaginación sorprendente.
 
TIMBER (Nils Hedinger, 2014, Suiza)
 


Brutal historia de canibalismo vegetal, llena de humor negro y sentido cainita, cinco restos de árboles talados por el hombre se enfrentan a una dura noche invernal y a un paisaje completamente nevado. Hacer un  pequeño fuego sacrificando una pequeña parte de cada uno no termina siendo muy buena idea. A la mañana siguiente, el hombre seguirá en su afán de destrucción como si nada hubiera pasado.

DOCUMENTAL 

LA REINA (Manuel Abramovich, 2013, Argentina)


Excepcional corto documental cuya protagonista permanece muda alrededor de 18 minutos, salvo para quejarse de dolor o decir que la dejen en paz, mientras a su alrededor oímos de manera permanente y constante a una madre que está destrozando la infancia y primera adolescencia de la menor. La reina no deja de ser una de estas reinas de carnaval, una reina de las fiestas que juega al tenis, juega al hockey sobre patines, probablemente haga natación sincronizada, que vive en un mundo de tonos rosas pero que no quiere salir de la cama ante el aburrimiento de que toda su vida está organizada para ganar, competir, ser exhibida como un animal con pedigrí. El documental mezcla la vida diaria con  el día grande del carnaval en alguna ciudad argentina, la nena (“Memi”, de Maria Emilia) pasa gran parte del día haciendo deporte para ganar trofeos con los que su madre engorde el ego, probablemente estemos ante una de esas familias bien adineradas que pueden permitirse perder el tiempo en tonterías, con el martilleo permanente de esa madre omnipresente y castradora relatando lo perfecta y exquisita que es la niña, una madre a la que no vemos pero oímos, de la misma manera que a la niña la vemos de manera permanente pero apenas la escuchamos porque su opinión no importa. Rematando la película está el momento de disfrazar a Memi de reina del carnaval con una corona que pesa 4,5 kilos. Esa tortura, no exenta de sadismo y hasta doping (usando sustancias químicas para adormecer la cabeza de la niña para que no sienta dolor y relajantes para que no salga corriendo del espanto al que está siendo sometida) concluye en el momento en que la nena tenga que salir a desfilar. Un retrato de una sociedad mercantilizada y pendiente del “qué dirán”, obsesionada con el triunfo “mediático”, una reina de un día para satisfacción de unos padres que no se merecen tal condición. Una selección fantástica de este festival.


ELENA ASSINS, GÉNESIS (Álvaro García Sarmiento, 2014, España)
 
 

Retrato breve, lleno de buen gusto, de una pionera, una persona que, socialmente, parece incapaz de encajar en ningún sitio, una artista que juega con la matemática, el espacio, la geometría…en busca de un mundo perfecto, ese que su mente se encarga de destrozar. Ante la evidencia de la misantropía lo mejor es recluirse en uno mismo y, llegado el caso, si tus aptitudes lo permiten, crear. Las obras de Elena Assins desfilan ante nuestros ojos sin desmerecer el impresionante entorno natural de Azpirotz, en Navarra. Poco tiempo permite un corto para conocer la vida y obra, apenas apuntes, retazos, frases sueltas que dan una idea, espero que no equivocada o demasiado esquemática de esta artista. Muy buena utilización de la imagen y la naturaleza para enmarcar el relato y la obra.