viernes, 17 de julio de 2015

LA GUARIMBA FESTIVAL 2015 (I)


LA GUARIMBA FESTIVAL 2015

 

Ficción 

EU QUERIA SER ARREBATADA, AMORDAÇADA E NAS MINHAS COSTAS TATUADAS (Andy Malafaia, 2015)


El título ofrece mucha más sugerencia que las imágenes, a ese deseo masoquista le corresponde un mundo de imágenes en un entorno sórdido. Una mujer que se mira en el espejo de un camerino que tuvo mejores tiempos, una casa cuya pintura hace tiempo que dejó de decorar para pasar a ser reflejo de decadencia, puertas donde la madera deja paso a la carcoma, como la carcoma que corroe la existencia sin rumbo y desorientada de la protagonista, insatisfecha con su trabajo de bailarina erótica con apariencia de prostituta en sus horas libres, insatisfecha con un sexo que sólo complace al hombre y a ella le deja a medio camino. Insatisfacción y cansancio, el que produce no tener armas con las que salir de una situación indeseable. Vomitar hasta hartarse para volver a ver en el espejo la imagen que no te gusta antes de una nueva actuación. Insatisfactorio corto como insatisfactoria vida la de la protagonista.

 
DOLLHOUSE (Chad Galloway, 2014, Canada)
 
 

Siete minutos de incendio, de la infancia lejana al olvido del tiempo, quizás la metáfora del fuego purificador sea demasiado evidente, quizás no baste para armar una historia aunque sea breve, pero visualmente el experimento es potente, cautivador en su imagen, en los interiores de esa casa que va siendo consumida. En el fuego este corto se emparenta con la primera película de Ryan Gosling, ausentes los personajes de carne y hueso son los objetos, los espacios utilizados por las personas las últimas en desaparecer, y con ellos, nuestra propia existencia. Ausentes las personas de nosotros no queda nada más que aquello que acumulamos, cuando el fuego lo consuma en la oscuridad de la noche, nada quedará de nosotros.  

BUTTER LAMP (Hu Wei, 2013, Francia-China)
 


A medio camino entre la ficción y la no ficción este corto está lleno de sentido del humor, del ritmo, de mala leche, de tradición, de ridículo y de dignidad. Un fotógrafo ambulante recorre el Tibet fotografiando grupos de personas con fondos cambiantes. Sin moverse de su domicilio, los habitantes se harán su retrato de boda ante la foto de un chalet, los colegiales se colgarán medallas en el estadio olímpico de Pekín, familias se retratarán en la Gran Muralla sin visitantes molestos o aprovecharán para fotografiarse en la Ciudad Prohibida. Eso si, algunos procurarán occidentalizar sus vestimentas, pero otros llevarán sus vestidos tradicionales tibetanos, o un ternero aparecerá en mitad de la composición o el alcalde interrumpirá una captura para anunciar a sus vecinos nuevas disposiciones del comité socialista. Al final el peso de la tradición se mantiene, quien no ha querido rebajar su condición fotografiándose en una falsa gran ciudad pedirá un favor al fotógrafo en su regreso a Lasha. Estupenda historia y genialidad en la idea de partida.
 

Animación
 

BRAIN WORM (Rose Stark, 2014)


Uno tras otro iremos muriendo, del agua al agua nuestra existencia será más o menos prolongada o dichosa. Siempre mantuve cierta resistencia a las saunas o termas, en el agua caliente la vida se desarrolla mucho mejor que en la frialdad, en el agua de un spa moderno puede habitar un microgusano que penetre en nuestro cerebro a través de las mucosas tras haber conducido al suicidio a su anterior huésped. Alojado en nuestro sistema nervioso el gusano controlará nuestros impulsos, nuestras visiones, crecerá, se reproducirá, nos invadirá y nos indicará el camino de salida para volver a abandonar un cuerpo inservible y buscar uno nuevo. Es un ciclo inevitable, ahora bien, ¿nuestros parásitos actuales son simples animales o a nuestro cerebro han llegado otro tipo de parásito que solo la cultura y el espíritu crítico pueden eliminar? Inquietante y breve corto de animación.

 
HAIRCUT (Virginia Mori, 2014)


Una alumna y una profesora, un aula vacía y en riguroso orden. Una profesora con el pelo cortado y una alumna con pelo largo y trenza. Una profesora sin alumnos, en un aula vacía y empeñada en mantener el vacío en la mente de sus alumnos, el vacío de la uniformidad, el vacío para que todos los jóvenes aprendan memorísticamente sus enseñanzas sin cuestionarlas, por eso el aula está vacía y sólo hay una alumna, porque el resto han sido domesticados y ya no cuentan, son nada. Cuando la profesora mira a través del cerebro de la joven de pelo largo ve un aula completamente distinta a la que ella ve. La joven mantiene su espíritu crítico y su personalidad intacta, hay que extirpar cualquier síntoma de individualismo, de personalidad propia, hay que amputar esa trenza como si fuera un animal que parasita la cabeza de la alumna. Cortada la trenza el aula queda definitivamente vacía, todos los alumnos se parecen a la profesora, pero detrás de la pizarra asoma nuevamente el espíritu de la resistencia, la trenza vuelve y subsiste una rebelde. Interesante reflejo animado de un mundo uniformado.