jueves, 14 de mayo de 2015

ENSAYO FINAL PARA UTOPÍA (Andrés Duque, 2012)



ENSAYO FINAL PARA UTOPIA (Andrés Duque)
 

Dentro de este cine difuso, perdido, inencontrable, maldito, alternativo……… y todos los calificativos que se ocurran para definir al cine alejado de la producción televisiva, con marchamo de cine de autor, Andrés Duque realiza una arriesgada apuesta rodando la muerte de su padre, con deterioro físico y cognitivo incluido, mezclando las imágenes familiares con evocadores recuerdos de un Mozambique revolucionario. Ni se nos aporta información ni sabemos qué es Mozambique para el director o para el protagonista involuntario, ¿son los últimos recuerdos de quien se va apagando? ¿es Mozambique la utopía del título? ¿fue Mozambique una escala familiar recordada con
 especial agrado?

 
 
Resulta indiferente porque su inclusión en el relato aporta unos momentos de lirismo y poesía que chocan frontalmente con el resto de la historia apuntada. La alegría del vivir, el baile africano, el fervor revolucionario, la juventud, la utopía de una república de ciudadanos, pero en silencio, ni la música se oye, ni a los hablantes se les oye, es un recuerdo incompleto, mutilado, insuficiente, una evocación que se relaciona con los videos caseros del padre viajero, en familia casi siempre, una persona que se va difuminando en su fragilidad, como el recuerdo de ese Mozambique que no oímos.

 
Un experimento ajeno para quien no desee arriesgarse demasiado viendo cine, una obra más abstracta que concreta, una película sin historia aparente si no cuenta con la complicidad y el esfuerzo del espectador. Un cine español muy distinto en épocas de colapso de la distribución clásica, en esos momentos de crisis en los que los modelos artísticos y de difusión experimentan cauces alternativos de expresión. Ni mejores ni peores, pero afortunadamente distintos, ajenos a la uniformidad, y en España empiezan a abundar los contracorriente, uno más en este artefacto visual de Andrés Duque.