miércoles, 31 de diciembre de 2014

THE SALVATION (Kristian Levring, 2014, Dinamarca)


 
THE SALVATION  (Kristian Levring, 2014) Calificación: 6
 
 
 

Un pueblo carbonizado en el medio oeste norteamericano, nada ha quedado entero salvo algún madero que otro y alguna fachada, nada a excepción del edificio del banco, un banco regentado por una banda de militares reconvertida en matones y asesinos a sueldo, una buena metáfora de nuestro presente y de nuestros orígenes, quienes presumen de familias de rancio abolengo y fortunas conseguidas con esfuerzo y tesón suelen esconder muchos cadávers en sus armarios. Puede que, afortunadamente, ahora no nos maten a tiros, pero si están matando nuestras ilusiones y nuestras esperanzas los mismos que hacia 1870 se hicieron con el control del mercado petrolífero, ahora nos matan con recortes, pérdida de derechos, fin de ayudas a la dependencia, subidas de impuestos, asfixia de la sanidad y de la educación…..en 1870 al menos tenían la ventaja de que no habían conocido tiempos mejores, no como nosotros.
 
 
 

Una estación de madera grande, polvo en suspensión y en las ropas, un objetivo desenfocado porque el protagonista mantiene una única idea en su cabeza, el reencuentro tras siete años, y lo que le rodea no le interesa. “The salvation” es un western en la más pura acepción del término y del género, es una película de venganza, algo tan consustancial con el cine de pioneros en el que cada uno tiene que salvarse a sí mismo y prosperar a base de pisotear al de al lado. “The salvation” puede que no aporte ninguna novedad, no es original en planteamiento, ni en desarrollo, ni en desenlace, pero incorpora la fortaleza del extraño, de quien ha tenido que abandonar su país perseguido y azotado por la derrota y por el hambre, en los primeros minutos se habla en inglés, en danés y en español, tierra de acogida o no, lo que si es es tierra de aluvión. 
 
 
 

Tras la guerra entre Alemania y Dinamarca, a partir de 1864 un buen número de daneses se vieron obligados a abandonar su país en busca de comida y refugio. Nuestros dos protagonistas iniciales, Jon y Peter (Mads Mikkelsen y Mikael Persbrandt, excelsos, apabullantes) son dos exoficiales daneses, hermanos, que intentan prosperar en territorio hostil, transformándose de soldados en granjeros y ganaderos, pero con el sexto sentido alerta de quien ha estado a punto de perder la vida y ya ha tenido que matar para sobrevivir. La llegada de la mujer de Jon y su hijo introduce el drama en la historia, un viaje truncado y un encuentro brutal con la realidad del salvaje oeste.
 
 
 

La venganza de Jon tiene consecuencias, el objetivo de la venganza está bien relacionado con los matones de la zona, viejos soldados del norte que han transformado su arte de matar indios en matar colonos para servir a las incipientes compañías petrolíferas que quieren hacerse con el control de territorios inhóspitos pero de los que emana y bulle el viscoso líquido negro, las acciones de Jon afectan a la comunidad, una comunidad de cobardes, en manos de unos pocos, vamos, como ahora. “The salvation” bebe directamente de dos fuentes nada ocultas, “El jinete pálido” de Eastwood y “Pozos de ambición” de Paul Thomas Anderson, sin la grandeza y fuerza de ambas, sin el profundo componente psicológico que las dos tienen, sin el gran análisis de personajes de los dos referentes, pero “The salvation” sobrevive con solvencia en territorios muy conocidos con una cuidadísima fotografía, demasiado “iluminada” en las escenas nocturnas, recordando la “Jauja” de Lisandro Alonso, y un reparto de campanillas, los dos daneses a la cabeza, con Mads Mikkelsen absorbiendo la pantalla y los ojos del espectador con otro papel de fuerza y, a la vez, calculadísima contención, Jonathan Pryce en el papel de conseguidor presuntamente honrado,  Eva Green en una presencia muda, hierática, como una esfinge vengadora carente de lengua, un sheriff que al tiempo es pastor de la comunidad……..
 
 
 
 

The salvation no tiene prevista distribución en España, aunque solo sea por disfrutar de los daneses Mikkelsen y Persbrandt en pantalla grande ya merecería la pena.