jueves, 24 de abril de 2014

THE SPECTACULAR NOW (James Ponsoldt, 2013)


THE SPECTACULAR NOW (James Ponsoldt, 2013)




 

Ser joven e inseguro es una de las peores combinaciones posibles, el paso de la adolescencia al momento de la toma de las primeras decisions trascendentes de una vida supone dares cuenta de que la vida no es una cabaña de chocolate de la que puedes comer hasta hartarte sin que nadie te pida cuentas. Madurar puede convertirse en una putada si no eres capaz de sobreponerte a los continuos sinsabores de la vida, puede marcarte definitivamente e incapacitarte para siempre, huyendo de problemas o de lo negativo te irás anulando hasta ser incapaz de disfrutar del momento o de agarrarte a lo positivo.




 

“Nunca seremos más jóvenes que ahora”, frase redonda y que encierra un poso de amargura pero que define la personalidad de Sutter, el protagonista de esta película que empieza con lo que parece una nueva comedia más de adolescentes preuniversitarios y que va fluyendo hasta convertirse en un perverso retrato de todo lo que rodea el momento de convertirse en adulto, el fin del paraíso prometido y la llegada de lo que hayas sido capaz de buscar y atreverte a encontrar. Sutter vivía una relación de atracción y deseo con memorables broncas con su novia de “siempre” (cuando se tiene 18 años el “siempre” siempre hay que entrecomillarlo) Cassidy, hasta que ésta encuentra la excusa para romper, frente al deseo y la atracción Cassidy advierte una relación negativa, dañina para ella. A cambio, y sin tomárselo en serio, Sutter entabla relación, tras una de sus frecuentes y suicidas borracheras, con Aimee, la chica dulce, sensible, madura pero insegura con los chicos, una persona capaz de amar desinteresadamente, de preocuparse por Sutter, algo que está fuera de toda posibilidad de alcance para una persona tan potencialmente destructiva como Sutter.




 

Contada en el tono sentimental melancólico propio de, por ejemplo, la serie “Aquellos maravillosos años”, Sutter tendrá que enfrentarse a la realidad de que su vida está disfrazada de mucho autoengaño, la aparente frivolidad y falta de compromiso de Sutter esconde un miedo tremendo al fracaso y la soledad, no querer comprometerse es una manera de no sufrir desengaño alguno ni frustración, pero también es una forma de evitar los buenos momentos de la vida, considerar a la madre como un ser perverso y castrador, en el fondo, es un intento de idealizar al padre ausente,  pero también es el reto que hay que superar y descubrir que el padre no es bueno por el solo hecho de ser padre, y la revelación de que se trata de una persona egoísta y ajena a su vida, pese al momento inicial de frustración, convence a Sutter de que las cosas espectaculares están por llegar y que nunca es tarde para conseguirlas, o , al menos, para intentarlo.




 

Las punzadas de melancolía rodean al personaje de Sutter, los continuos encuentros con Cassidy en el ambiente del instituto no ayudan a romper definitivamente con la ensoñación de que, tarde o temprano, ella reconsiderará su decisión y podrá volver con ella aunque sea rompiendo el corazón de Aimee, enfrentado a tener que decidir si mantener el trabajo prometiendo que no se volverá a emborrachar, Sutter reconoce que no puede prometerlo, el alcohol le permite sobrellevar su propia debilidad, hasta que descubre en lo que puede convertirse cuando finalmente visita a su padre, ejemplo vivo del miedo que tiene al futuro, a ser igual que esa persona a la que tenia idealizada pero de la que ha descubierto la verdadera cara oculta, esa de la que su madre le trataba de proteger.




 

The spectacular now es de esas películas que, sin ruido, perforan los sentidos, te enfrentan con tu propio pasado o con el de los que te rodearon, te hace pensar en aquellas personas que fuiste abandonando o que te abandonaron y, de una u otra manera, te ayudaron a ser lo que eres, o lo que crees ser, algo que no tiene siempre porqué coincidir, como le pasa a Sutter, que se cree peor persona de lo que en realidad es, oculto tras una  máscara de perdedor. Y ese plano final merece una película entera, si , es verdad, ¿y ahora qué? Pues ahora empieza lo espectacular, para bien, o no, pero te has atrevido a buscarlo, una manera como otra de quitarnos la máscara.