sábado, 8 de febrero de 2014

MUJER CONEJO (Verónica Chen, 2013)


MUJER CONEJO (Verónica Chen, 2013)






Cine argentino fuera de norma, nada que ver con hijos de novia ni oscarizables productos silenciosos, con ojos o sin ellos. Poco resulta convencional en el desarrollo de la trama, pasando del costumbrismo de barrio chino, la diferenciación racial, el extrañamiento de quien sintiéndose argentino no deja de ser china para los argentinos y argentina para los chinos. Y el guión empieza a girar sobre si mismo para mezclar géneros, pasando a la trama urbanística, la inmigración ilegal, la esclavitud del siglo XXI, la corrupción municipal de Buenos Aires, los tentáculos de la mafia china, la connivencia hospitalaria, el entramado de poder y política, los experimentos alimentarios, la mutación genética………hasta conseguir conejos mutantes que comen los restos cárnicos de los propios restaurantes chinos.


 
Todo ello concluyendo en  una especie de Skyfall final de presupuesto modesto donde no sólo se mezcla la ficción de imagen real con el dibujo animado, sino que la trama criminal termina derivando en un final de ciencia ficción. Apuntes finales, a la mezcla de géneros se une la mezcla de formatos, algo que va imponiéndose en las nuevas narrativas fílmicas, no sólo el HD y la imagen digital, sino las imágenes de videocámaras que evidencian que no tenemos intimidad porque todo lo que hacemos es controlado, las imágenes de móviles, omnipresentes. Y una broma “meta-todoloquesequiera”, el grupo de resistentes dispuesto a plantar cara a la plaga carnívora habla en euskera. Todo así junto parece un desbarre que ni de la productora Troma, y sin embargo, termina resultando contenido, formalmente nada desdeñable, entretenido y bien realizado. Ópera prima a medio camino entre el producto argentino y el producto español y perfectamente visionable.